Confiar es Conocer

Posted by on Jul 27, 2009 in Artículos por Javier, Vida Práctica | 0 comments

Si tú conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice…”
Juan 4:10 (LBLA)

Una de las cosas que más produce preocupación y tensión en las personas es el no conocer que pasará el día de mañana. Cuando una persona se enferma y no sabe que tiene, los niveles de tensión son altos mientras se desconoce la enfermedad porque no se sabe cómo tratar la misma. Esto nos dice que el desconocimiento produce desconfianza. Lo contrario es cierto también.

El conocer produce confianza y tranquilidad. Cuando conocemos a Dios en forma personal e íntima, el confiar es un producto directo de esa relación. En muchas ocasiones las personas animan o estimulan a otr@s a confiar en Dios en momentos difíciles sin saber que el confiar no viene por un evento o experiencia momentánea.

Las intenciones de las personas que dicen “confía” son buenas, pero eso no basta para enfrentar las situaciones de la vida. Cuando Dios dice, “Confía en mí” está invitando a conocerle. A medida que le conocemos, confiamos.

babyhand_adulthandJesús le dijo a la mujer samaritana, “Si tú conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice…” con el propósito de que ella se motivara a conocerlo. El “don de Dios” y “el que te dice” se refieren ambos a la persona de Jesús. Jesús no está hablando de cosas que Dios da, está hablando de Él mismo. Muchas personas conocen lo que Dios da o lo que Dios hace o puede hacer, pero la confianza viene por conocer a la persona, no por conocer de lo que la persona es capaz.

El pueblo de Israel conoció de lo que Dios era capaz cuando salieron de Egipto y cruzaron el Mar Rojo. Sin embargo, no le conocían a Él como persona. Realmente le tenían miedo.

El conocer a Dios toma tiempo. Mientras más tiempo tengamos en comunión con Él, mejor será la confianza en Él. La comunión no se limita a estar encerrado en un cuarto de rodillas orando o leyendo la biblia. La comunión se logra en el día a día teniendo conciencia de Su persona en nosotros. Cuando una persona conoce no necesita de alguien que le diga “confía”.

Hoy es un día estupendo para conocerlo en cada aspecto de nuestras vidas. Conocerlo es una aventura maravillosa en el diario vivir. Vendrán momentos de tristeza, desesperación, preocupación, soledad, pero en todos ellos podemos conocerle. La confianza crecerá porque sabemos que aun en lo momentos de dolor podemos conocerle tal y cómo Él es.

Muchos piensan en sus futuros y qué pasará con sus vidas el día de mañana. La preocupación está latente en estas interrogantes. Sin embargo, Dios nos invita a conocerle hoy y no pensar en el mañana porque a medida que pensemos en mañana, no podremos disfrutar el hoy en Dios.

Yo me he dado cuenta que mientras más se conozca a Dios hoy, menos pensaremos en qué ocurrirá mañana. De esta manera, nuestra confianza crecerá y el conocerle será nuestra prioridad hoy. ¡Amén!

Por: Javier

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *