Conocer es Más que Saber

Posted by on Mar 17, 2013 in Artículos por Javier, Vida Práctica | 0 comments

Si preguntáramos qué es lo más importante en la vida del cristiano, obtendríamos muchas y variadas respuestas. Algunas de ellas podrían ser: la obediencia, la consagración, la vida de oración, la lectura de la Biblia, la asistencia a los cultos, la santificación, el servicio, el amor, el ganar almas para Dios, etc. En fin, sería una gama de respuestas que variarían según la experiencia y el conocimiento que tiene cada uno de Dios. Todas son respuestas válidas. Pero, ¿serían la respuesta correcta?

Si le hiciéramos la misma pregunta a Jesús, ¿Qué contestaría? Esta es su respuesta, “… que Te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” (Juan 17:3)

Si le preguntáramos al apóstol Pablo, ¿Qué respondería? Su respuesta sería, “… todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor.” (Filipenses 3:8)

Cuando le preguntamos al apóstol Juan, “¿Cómo tú conoces a Jesús?” Su contestación sería, “… lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado y lo que han tocado nuestras manos, esto escribimos acerca del Verbo de vida… Y la Vida (Cristo) se manifestó. Nosotros la hemos visto… Lo que hemos visto y oído les proclamamos también a ustedes… Y éste es el mensaje que hemos oído de El y que les anunciamos…” (1 Juan 1:1-5)

Con el pasar del tiempo, las prioridades de los seres humanos han sido cambiadas. Se ha transformado lo que es necesario por lo que se quiere. El querer ha sustituido la necesidad. La iglesia del Señor no ha estado exenta de esta realidad.

El evangelio se trata de una Persona, pero se ha cambiado por “cosas” relacionadas a la Persona. Las respuestas que ofrecí al comienzo de este escrito reflejan que la Persona, Cristo, ha pasado a un segundo plano, a veces a un tercero o cuarto plano. Las cosas han sustituido a la Persona.

Estas cosas en sí mismas no son negativas. El problema está cuando las personas las han puesto en el lugar que le pertenece solamente al Creador de todas las cosas.

El “saber sobre” Cristo ha producido conformismo y hasta apatía e indiferencia de parte de aquellos que dicen conocerle. No se ha comprendido que “saber sobre” Él no es el asunto central del evangelio. “Conocerle por experiencia” es lo necesario y más importante. El cumplimiento y compromiso por cumplir con las “cosas” han relegado la “pasión” por la Persona. La pasión aumenta cuando se conoce por experiencia.

Juan escribió fundamentado en lo que conoció por experiencia. Lo que había visto, tocado y escuchado de primera mano fue lo que compartió en su carta. Vivió la experiencia para luego compartirla en forma escrita. La vida de Dios se había revelado a su ser y no podía hacer otra cosa que no fuese compartirla.

El conocimiento de Dios por experiencia es aquello que nos permite seguir hacia delante en este mundo. Jesús entendía esto. Pablo entendía esto. Juan entendía esto.

La verdadera vida eterna, que es Cristo mismo, (1 Juan 5:12) está en conocerle personal e íntimamente. No hablo de obtener salvación aceptando a Jesús. Estoy hablando de un conocimiento que trasciende la salvación por mucho. Es una experiencia donde se hace una realidad la unidad que hay entre Dios y yo. (1 Corintios 6:17)

Cuando esto ocurre, la búsqueda y relación con Dios deja de ser un “querer” y pasa a ser una “necesidad“. Cuando Pablo dice que “todo” lo considera como basura por el “conocimiento de Cristo” ya era maduro en el Señor. Él no estaba hablando de aceptar al Señor como su Salvador personal. Estaba hablando de que el conocimiento de Cristo por experiencia era una necesidad en su vida y que sin ella, se moría. Eso era lo más importante para él. Es por eso que dice, “Para mí el vivir es Cristo.” (Filipenses 1:21)

Hoy es un buen día para conocerle por experiencia. Que el deseo de conocerle más profundamente abunde en el espíritu de todo aquel y aquella que lea este escrito.

Dios, apasiónanos más por Ti. Tú eres nuestra vida… Amén.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *