Dios No Corta, Dios Levanta

Posted by on Jul 23, 2011 in Artículos por Javier, Libertad | 5 comments

Desde hace varios días atrás Dios ha estado enseñándome más profundamente sobre su amor hacia nosotros. Estamos viviendo en un tiempo donde la productividad de las personas es una de las cosas más importantes en todas las áreas del ser humano. En muchas ocasiones, si no en todas, las personas son valoradas por lo que producen y no por lo que son. Esto es una manera errada de valorar al ser humano.

Cuando una persona produce en abundancia en su trabajo, la compañía o el jefe “valora” a esa persona más que a una que produce menos aumentándole el sueldo o dándole más beneficios. No quiero que malinterpreten lo que quiero decir. Yo creo que el obrero es digno de su salario. Sin embargo, a lo que me refiero es que cuando esa persona por diferentes razones, edad, salud, situaciones personales, etc., deja de producir lo que producía, inmediatamente se le busca un sustituto o se trata de diferentes formas para que esa persona renuncie porque ya no tiene el “valor” que tenía.

Tristemente, en las iglesias pasa lo mismo. Los pastores “valoran” más a aquellos que están dispuestos a “sacrificarse por amor a la obra”. Y usualmente buscan la forma de “estimular” a los demás que no hacen el mismo sacrificio. Lamentablemente ese “estímulo” la mayoría de las veces viene acompañado de “condenación, vergüenza y culpa”. Claro está, yo sé que NO se hace con esa intención, pero es el resultado inevitable de poner el énfasis en la producción y no en la gente. Especialmente, en estos tiempos económicos difíciles donde los pastores y las iglesias tienen que pagar las utilidades y demás cosas para seguir funcionando ponen una presión en “dar” para la obra de Dios con sus ofrendas, diezmos y tiempo para buscar más gente, porque más gente significa más dinero. Otra vez, me consta que la intención principal NO es el dinero. No estoy juzgando ni criticando las motivaciones pastorales, estoy estableciendo un hecho que viene como consecuencia de producir por encima de todo.

Hago esta introducción con el propósito de que se entienda mi enseñanza en una forma clara y precisa. Hay muchas personas en las iglesias y fuera de ellas que viven con sentimientos de culpabilidad, vergüenza y condenación porque “sienten” que no están produciendo lo que deben. Muchos y muchas piensan que le están fallando a Dios y se sienten miserables.

Te comparto estas palabras para que seas LIBRE de ese sentimiento y puedas darte cuenta que tu vales MUCHO con DEMASIADO.

En Juan 15:1-2, Jesús dice que Él es la vid verdadera, el Padre es el labrador y nosotros somos las ramas de la vid. También dice, según las traducciones de la Biblia que hemos recibido, que toda rama que no de fruto, o sea, que no produzca, será cortada. Y que toda rama que dé fruto será podada para que dé más fruto. La enseñanza que se ha dado por muchísimos años debido a la mala traducción de este verso es que aquél que no produzca, será cortado. Obviamente, con esta enseñanza, ¿quién no se siente culpable cuando no produce? Además, ¿quién no vive en temor o miedo pensando que Dios puede cortarlo de la vid?

Sin embargo, esta enseñanza va en contra del carácter y esencia de Dios. ¿Cómo Dios va a “cortar” a alguien por el mero hecho de que no produzca? Eso es como decir que saco a mis hijos de mi familia porque no tienen hijos después que se casen. Si no tiene sentido lo que digo en forma natural, menos sentido tiene pensar así de Dios.

Por eso, hace varios años atrás me di a la tarea de escribirle a un dueño de un viñedo en el estado de California, Estados Unidos, para que me explicara cuál era el proceso por el cual pasan las vides para dar sus frutos y el cuidado que el labrador tiene para con ellas. Esto lo hice porque encontré que la definición de la palabra griega (Gk. airei) que se usa en el verso dos para decir que la rama que no produzca será “cortada” o “quitada” quiere decir “levantar”. En inglés esa palabra significa, “to raise or to lift”. Este descubrimiento cambia por completo el sentido de lo que nos enseñaron que Jesús quería decir.

El dueño del viñedo me escribió unos días después estableciendo que él no era una persona religiosa, pero que iba a explicarme a qué se refería ese pasaje desde el punto de vista del viñador. Lo primero que me dijo fue que para las vides es sumamente importante recibir en forma directa los rayos del sol porque de esta forma salen más y mejores frutos. Esto en sí mismo tiene una enseñanza tremenda con relación a Dios. También me explicó que lo que yo encontré con relación a la palabra “levantar” era cierto. Lo que ocurre es lo siguiente, cuando una rama de una vid no produce o produce poco, en muchas ocasiones lo que pasa es que no está recibiendo los rayos del sol en forma directa. El labrador o viñador lo que hace es que la “levanta” para que pueda recibir los rayos del sol directamente. WOWWWWW!!!!!!!! Jamás el viñador piensa en cortar esa rama por el hecho de que no produzca. Las ramas que corta el viñador son las que están más pegadas a la tierra porque cuando las uvas salen, el peso hace que la rama se doble y las uvas se echen a perder en la tierra. Esto tiene otra enseñanza espiritual tremenda.

Dios nunca cortará sus “ramas” por no producir. El valor de la “rama” es demasiado como para “separarla” de la vid. Hoy sé libre con la libertad con que Cristo te ama no importando tu producción. Muchos pensarán que estoy promoviendo la vagancia, pero no estoy haciendo eso en lo absoluto. Estoy compartiendo y promoviendo que el amor de Dios por ti NO está fundamentado en lo que haces o dejas de hacer. Dios JAMÁS te “cortará” por poca producción. Al contrario, te levantará para que los rayos de Su presencia te den directamente y puedas recibir el calor de Su amor en una manera especial. De esta manera, el peso de producir está sobre la vid, no la rama. La responsabilidad de la rama es estar pegada a la vid nutriéndose de ella y recibir los rayos del sol en forma directa.

Contemplemos hoy en forma directa a nuestro Padre mientras la savia de Cristo nutre nuestro interior y de esa manera el fruto del Espíritu se dará en forma natural porque vivo y dependo libremente en Dios. Hoy no te compares con nadie, sé tu mismo o tu misma, y recuerda siempre que tu valor es el mismo que el de Cristo, INCALCULABLE. YESSSSS!!!!!!!!

5 Comments

  1. “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo quita…” (Juan 15:1-2) LBLA

    “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Él corta de mí toda rama que no produce fruto…” (Juan 15:1-2) NTV

    “Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el que la cuida. Él corta todas mis ramas que no dan fruto…” (Juan 15:1-2) PDT

    “Yo soy la vid verdadera, y Dios mi Padre es el que la cuida. 2 Si una de mis ramas no da uvas, mi Padre la corta…” (Juan 15:1-2) TLA

    Absolutamente todas las versiones de la Biblia traducen ese versículo con variaciones, pero con el mismo sentido. ¿Puede justificar el autor del artículo su posición de mala traducción?

    Advertir también que negar ese versículo es negar otros semejantes:

    Mateo 3:10 – Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.

    Romanos 7:4 – Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.

    Saludos.

  2. Saludos, David. Quisiera explicar y reaccionar a tu comentario sin ánimo de provocar una discusión, sino con el propósito de aclaración.

    Mi punto con relación a la traducción vino como resultado de años de estudio del pasaje en griego. Como expliqué en el artículo, la palabra que usa Jesús en griego para referirse a “cortar” es la palabra “airei”, que quiere decir literalmente levantar. ¿Por qué las traducciones en español insisten en traducirla como “cortar”, ¿no sé? Pero Jesús está hablando de que aquellos que están en Él, jamás serán desarraigados de Él. Por lo tanto, Dios no puede cortar a aquellos que son sus hijos e hijas.

    Con relación a los pasajes que compartiste de Mateo 3:10 y Romanos 7:4 se refieren a algo distinto. Y si buscas en los originales griegos, encontrarás que las palabras que se usan son diferentes a la que se usó en Juan 15:2.

    Mi amigo, me reafirmo en que Dios levanta y no corta. Ese es nuestro Dios. Bendiciones para ti y tu familia. Hacia delante en el Señor.

  3. DIOS LE BENDIGA ESTE COMENTARIO ES PARA EL HNO QUE PUSO ESTE POST DICIENDO QUE DIOS NO CORTA DEJEME DECIRLE QUE SI JEHOVA CORTA Y QUE ME DICE EN EL NUEVO TESTAMENTO DE ANANIAS Y SAFIRA DIOS NO LOS CORTO CLARO QUE SI POR MENTIROSOS ASI MISMO JEHOVA LO HA DICHO QUE EL VA A CORTAR A TODO AQUEL QUE ES FALSO Y VIVE DOBLE VIDA Y NO ME ALEGRO ANTES QUE DIOS TENGA MISERICORDIA DIOS ADVIERTE PRIMERO Y SI EL HNO NO HACE CASO DIOS LE PUEDE DAR OPORTUNIDAD SEGUN LA MISERIDORDIA DE DIOS PERO LLEGA EN UN MOMENTO QUE DIOS NO ES BURLA DE NADIE EL ES SANTO Y CORTA BIEN SEA QUE LO MANDE AL INFIERNO O SE LO LLEVE ARRIBA PERO SI ESTA EN PECADO SIN HABERSE ARRPENTIDO NO CREO QUE SE SALVE DIOS ES AMOR PERO TAMBIEN ES FUEGO CONSUMIDOR EL NO SOCAPA EL PECADO DE NADIE EL ABORRECE EL PECADO PERO AL PECADOR QUE SE ARREPIENTE DE SUS PECADOS EL LO PERDONA DIOS ESTA ARTO DE LOS SUPUESTOS MINISTROS EVANGELICOS QUE NO HABLAN LA VERDA NO ADOCTRINA AL PUEBLO CONFORME A TODO LO QUE ESTA ESTA ESTABLECIDO EN LA PALABRA DE DIOS MINISTROS PASTORES QUE HAN VENDIDO LA PALABRA DE DIOS NO DISCIPLINAN AL PUEBLO NO LES ENSEÑAN QUE A DIOS NO LE AGRADA QUE LAS HERMANAS USEN ROPA INDECOROSA NI PANTALONES NI ROPA AJUSTADA AL CUERPO ENSEÑANDO LA DESNUDES DE SU CUERPO,A DIOS NO LE AGRADA LOS ZARCILLOS NI LOS ARETES NI LAS CADENAS NI LOS CABELLOS PINTADOS NI REPORTADOS NI MAQUILLAJE Y PARA LOS HOMBRES TAMBIEN ES LA SANTIDAD SI SANTIDA NADIE VERA AL SEÑOR UN POCO DE SINVERGUENZAS DE PASTORES QUE ESTAN GUIANDO AL PEBLO PARA EL INFIERNO POR ESO ES QUE DIOS MANDA JUCIO ASI ES MI HNO DIOS SI CORTA ARBOL QUE NO DA BUEN FRUTO ES CORTADO Y ECHADO AL FUEGO CREALO ES LA VERDA

  4. Saludos, Sergio. Agradezco que compartiera sus convicciones en este sitio, aunque no estemos de acuerdo. Lamento mucho que tenga esa perspectiva de Dios. El Dios del que yo hablo no saber hacer otra cosa que amar al objeto de su amor, el hombre. Lo bendigo y hacia adelante en el Señor.

  5. Aunque este post fue escrito hace mucho tiempo. Créeme que realmente es valioso.

    Estas palabras de tu post me traen respuestas. Porque llevo muchos dias pensando si Dios corta o no corta.

    Dios levantará a sus hijos para qué den fruto. También nos disciplinara con vara para corregir nuestro camino.

    Y con toda seguridad bajo otras circunstancias, cortará lo que tenga que cortar.

    Pero yo si entiendo lo que quieres decir, es hermoso como nos ama nuestro Dios y nos lleva y acerca a Él. Para que su presencia nos llene y cerca de Él (pegados a El) nuestro Jesús que es la vid verdadera, nos permita dar fruto. Es muy cálido la forma de este relato, y en verdad me llena de esperanza… porque aun en la introducción del tema me identifico. Porque el mundo nos trata solo como vacas de producción.

    Gracias por qué fuiste instrumento de Dios para mi vida.

    Dios te bendiga y siguete esforzando por estudiar la palabra a fondo. Con pasión y amor porque en el mundo hay mucha confusión.

    Saludos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *