El Camino Menos Transitado

Posted by on Jun 7, 2012 in Artículos por Javier, Vida Práctica | 0 comments

A lo mejor te has preguntado alguna vez, “¿Qué tengo que hacer para mejorar en mi vida cristiana?” O quizás, “¿Cómo puedo mejorar mi relación con Dios?

Prepárate para lo que te voy a decir. Esto podría cambiar tu vida radicalmente si crees lo que voy a compartir.

Empieza a hacer NADA. Así como lo lees. Nadie desea mayor intimidad contigo que Dios mismo. Más de lo que tú deseas intimar con Él y sentirlo, Él anhela eso mucho más.

Por mucho tiempo yo pensé que había una forma en que pudiera sentir más a Dios y acercarme a Él en la intimidad. Leí libros, artículos, revistas, asistí a retiros, conferencias, talleres, cultos, vigilias, medias y completas, me levantaba a orar temprano, leía la Biblia. En fin, la lista es interminable sin ningún resultado de consistencia en mi vida. Había momentos buenos y gloriosos, pero no duraban.

Nada me satisfacía. Por un momento lo pasaba bien, pero después tenía que buscar algo nuevo. Escuchaba predicadores hablando de cómo vivían una vida de milagros y prodigios. Siempre me decía, “El problema soy yo.” “¿Qué pasa que no puedo ser consistente en mi relación con Dios?“, me preguntaba.

Hasta que Dios me mostró que no depende de mí. Es la vida de Él en mí. Sólo tengo que creer que esa vida es suficiente para mí y ella se encarga.

Si tratas de lograrlo en poco tiempo, te frustrarás. Si tratas de lograrlo en mucho tiempo te cansarás. No trates de lograrlo. Deja que el amor maravilloso de Dios se haga real en ti.

Tan pronto te levantes, piensa en Dios y permite que Él se encargue del resto. Al principio no sentirás nada. Tus pensamientos querrán hacerte creer que nada está pasando, pero no es cierto. Dios está obrando en tu espíritu.

Olvídate de las obligaciones religiosas que aprendiste. Echa a un lado las disciplinas espirituales. Pon tu mente en el amor de Dios y Él te guiará por el camino de la intimidad.

Durante el día, cada vez que te acuerdes, dile algo lindo a Dios. Aunque sea una palabra, una frase, una expresión de cariño. Ese amor te va a ir llevando en Su dirección suavemente.

Su amor es más que suficiente para conducirte por el camino de Su vida. Muchos han subestimado el amor de Dios. “Tengo que hacer algo más,” se piensa. Pero la vida de Dios es lo único que necesitas para empezar a disfrutar una vida sobrenatural en la tierra.

Su amor es demasiado maravilloso como para no darle la oportunidad de cubrirnos. No hay que saber versos bíblicos, no hay que ser un experto en la iglesia. El amor de Dios nos envuelve de tal forma que Su presencia es lo único que importa.

En ese amor quiero vivir siempre. Espero que tú también…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *