El Más Grande

Posted by on Jul 27, 2009 in Artículos por Javier, Libertad | 0 comments

Es necesario que él crezca y que yo disminuya.” Juan 3:30 (BL95)

universeEn el 1929, Edwin Hubble, astrónomo, descubrió que el universo se está expandiendo todo el tiempo. Por medio de espectros de luz pudo llegar a la conclusión de que el universo con sus galaxias están en un crecimiento continuo. Esto es sorprendente, especialmente, cuando uno no piensa que el lugar donde vive, la Tierra, pertenece a un universo que crece continuamente. Esto se pudo confirmar con el tiempo y lo que fue una teoría, se convirtió en la Ley de Hubble.

Cuando yo escuché sobre esto por primera vez hace varios años atrás, me dejó pensando y provocó en mí una búsqueda para confirmar esta realidad. Lo que encontré respecto a esto me hizo experimentar una realidad espiritual que produce en mí tranquilidad y confianza en mi Padre.

Ayer mi hija me recordó esa realidad espiritual mientras ella jugaba con su hermano. Yo les pasé por el lado y les dije, “Hebreos 13:8 dice, Jesús es el mismo ayer, hoy y por los siglos”. Entonces mi hija me respondió, “Sí, pero Él está creciendo todo el tiempo”. Esas palabras me dejaron pensando porque yo les había enseñado sobre eso hace un tiempo atrás, pero me había olvidado.

Claro, el carácter y la esencia de Dios, amor y verdad, no cambian con el tiempo. Sin embargo, es la voluntad de Dios crecer de tal forma que todo sea lleno de Él mismo.

Dios ha establecido que todo lo que está vivo tiene que crecer. Si no crece es porque está enfermo o está muerto. Si nosotros aplicamos esta realidad a nuestra vida diaria, veremos que es una verdad innegable. El hombre o la mujer desde el momento en que son concebidos empiezan a crecer porque hay vida. Una semilla de un fruto se puede plantar en la tierra y crece porque hay vida en ella. Así, yo podría seguir mencionando ejemplos que corroboren esta realidad de Dios donde hay vida. Hasta el universo se está expandiendo.

Ahora, piensa por un momento. ¿En Dios, nuestro Padre, hay vida? Él es LA Vida. Podemos concluir entonces, que nuestro Dios está en crecimiento constante. El Dios que yo conocí hace años atrás no es el mismo Dios que conozco hoy. Él ha crecido. ¡ALELUYA! El Dios que conoció Moisés no es el mismo Dios que conocemos hoy. ¡¡¡¿CÓMO?!!! Él ha crecido, aunque su carácter sigue siendo el mismo.

Por eso Pablo pudo decir, “Las dificultades que tenemos son pequeñas, y no van a durar siempre. Pero, gracias a ellas, Dios nos llenará de la gloria que dura para siempre: una gloria grande y maravillosa”. 2 Corintios 4:17 (BLS)

Entonces, cuando yo pienso en mis situaciones diarias, en mis problemas, en mis enfermedades, en mis deudas, en mis crisis, en mi familia, en este nuevo año, puedo quedarme tranquilo porque sé que mi Dios, el cual está creciendo, siempre va a ser más grande que cualquier situación que pueda enfrentar. ¡WOW!

Detente por un momento y medita, el Dios que creó los cielos y la tierra, vive dentro de ti y tú dentro de Él. Qué verdad más maravillosa. Siento hasta ganas de gritar porque mi mente se queda corta cuando pienso y vivo esta realidad de Dios. ¿Mi Padre creciendo en mí? ¡WOW, WOW, WOW!

Los religiosos podrán debatir teológicamente esta realidad, pero no me preocupa porque el yo saber y experimentar que mi Padre, que vive en mí, está creciendo dentro de mí todo el tiempo, me lleva a tirarme cada día con más seguridad en su presencia sabiendo que vivo dentro de su amor y verdad. Además, yo no soy teólogo.

Mientras más conciencia tengo de su vida en mí, más grande se hace el Padre porque aun en lo más insignificante que pueda haber, desde el punto de vista del hombre, ahí está Dios. Esta verdad de grandeza produce una dependencia que crece con el tiempo igualmente.

Que bueno saber que mi Papi siempre será EL MÁS GRANDE. Amén.

Por: Javier

———————————–o————————————–

P.S. Te invito a que visites esta página donde podrás ver una corta presentación de nuestra galaxia desde 10 millones de años luz de la Tierra hasta el universo subatómico de electrones y protones.
¿Será grande nuestro Dios?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *