El Nacimiento Según “Compai” Juan

Posted by on Dic 23, 2012 in Artículos por Javier, Libertad | 0 comments

En la época de Navidad la gente está de fiesta. Hay alegría y regocijo entre los familiares y amistades. El sentimiento popular es de relajamiento y de compartir con los seres queridos.

Es un tiempo distinto al resto del año porque se expresa el sentir por medio de luces, adornos, regalos, fiestas. En las iglesias usualmente se hacen eventos especiales recordando la llegada de Jesús al mundo.

Se comparte en esas actividades el recuento del nacimiento según lo narra la Biblia en los evangelios de Mateo y Lucas. Es una historia fascinante y conmovedora cuando se entienden las circunstancias reales que vivieron José y María. Cumplir con el plan divino, desde el punto de vista humano, no fue cosa fácil.

Sin embargo, Dios en su soberanía y omnipotencia lleva a la culminación el proceso que comenzó en la eternidad. Y hablando de eternidad, quiero compartir algo que sacudió mi vida en estos días.

He estado estudiando la vida de Jesús desde perspectivas distintas y lo que he encontrado ha sido impresionante. Como dije antes, Mateo y Lucas son los únicos que narran la historia del nacimiento de Jesús en la Escritura. Marcos no lo escribe porque sus destinatarios no necesitaban saber esos detalles.

Ahora, Juan parece que no la escribe. Juan en su evangelio presenta a Jesús como Dios-hombre. Él no comienza la historia en Belén. Juan nos lleva hasta la eternidad pasada.

Parecería que obvió el nacimiento en su regreso al futuro, pero la verdad es que cita a Jesús usando unas metáforas extraordinarias que nos hacen recordar el nacimiento.

El nacimiento según “compai” Juan, como lo he titulado, no es uno narrado como si fuera una historia. Es el uso de siete “Yo Soy” por Jesús en el evangelio que nos trae a la memoria el nacimiento.

Yo soy el pan de vida.” Juan 6:35, 41, 48-51

Jesús nació en Belén que quiere decir “casa de pan.” (Lucas 2:4-6) Jesús es el pan que descendió del cielo para alimentar a toda la humanidad. El verdadero pan nació en su casa, Belén.

Yo soy la vid verdadera.” Juan 15:1, 5

Jesús nació en Belén Efrata. Efrata significa “fructífero.” (Miqueas 5:2; Mateo 2:5-6) No sólo Jesús alimenta con su vida, sino que produce mucho fruto en aquellos que permanecen en Él. El fruto no hay que buscarlo, el fruto se produce como producto de la unión con “la vid verdadera.”

Yo soy la luz del mundo.” Juan 8:12; 9:5

Los magos de oriente fueron dirigidos por la estrella que se posó sobre la “luz del mundo.” (Mateo 2:1-12) Esa estrella guía y alumbra la vida de todos aquellos que le buscan con sinceridad. Él es nuestra estrella en medio de un mundo en tinieblas.

Yo soy la puerta de las ovejas.” Juan 10:7, 9

Jesús nació en un pesebre entre animales porque la puerta del mesón estaba cerrada para él y sus padres. Sin embargo, la entrada de “la verdadera puerta” al pesebre estaba abierta. No creen que esto es magnífico. (Lucas 2:7) Juan dice en el capítulo 1 verso 11, “A lo suyo vino, y los suyos no lo recibieron.”

Los seres humanos no tuvieron espacio para Aquel que es la “puerta”, pero con su nacimiento estaba abriendo la real para sus ovejas. ¡Gloria a Dios!

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.” Juan 10:11, 14

Los pastores que estaban en el campo cuando nació Jesús recibieron el mensaje angelical de que encontrarían al niño envuelto en pedazos de tela en un pesebre. (Lucas 2:8-20) La tela se usaba para envolver en el nacimiento y en la muerte de alguien.

Los pastores buscaron y encontraron al Pastor de los Pastores. Cuando llegaron, vieron al Pastor expresando con su nacimiento, envuelto en tela, la misión por la cual se encarnó, dar su vida por la humanidad. Con su nacimiento en un pesebre entre pedazos de tela anunciaba su muerte redentora y victoriosa.

Yo soy la resurrección y la vida.” Juan 11:25

Cuando el rey Herodes se enteró del nacimiento de Jesús, se ingenió un plan para matarlo. José fue avisado por Dios del plan y huyó a Egipto junto con el niño y María. (Mateo 2:13-16) La huida a Egipto representa la muerte aunque Herodes no pudo matar a Jesús.

Por eso es que en Mateo 2:15 dice, “De Egipto llamé a mi hijo.” Esto representa la resurrección de Jesús. Él es la resurrección y la vida. Herodes, con su plan, y Egipto simbolizaban la muerte queriendo acabar con Aquel que trasciende la muerte.

Pero Jesús, siendo la resurrección y la vida, regresó victorioso junto con sus padres habiendo sido llamado por el Padre.

No importa lo que ocurra en este mundo, ni los planes que hayan en contra nuestra, la resurrección y la vida siempre se imponen.

Yo soy el camino, la verdad y la vida.” Juan 14:6

Los sabios de oriente encontraron el camino, reconocieron la verdad en el niño y desafiaron el plan de muerte de Herodes. (Mateo 2:1-12) Desde su nacimiento, Jesús mostraba el camino con verdad y vida a todos aquellos que fueron lo suficientemente sensibles para obedecer al Dios Todopoderoso.

En esta navidad, reúnete con tu familia y amistades para disfrutar la realidad del “Yo Soy” en la vida de cada uno.

Que pasen una Feliz Navidad y que el próximo año sea uno de mayor bendición en Cristo, nuestro Salvador y Señor. Bendiciones…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *