Insuperable Paz

Posted by on Oct 11, 2015 in Artículos por Javier, Vida Práctica | 0 comments

screenshot-500px.com 2015-10-11 13-04-32En días cuando uno se siente que todas las circunstancias de la vida conspiran para acabar contigo es cuando la realidad de Aquel que vive para siempre se puede experimentar de manera real porque en nuestra debilidad se expresa Su gran poder.

La fuerza de los que buscan la realidad de Dios en sus vidas está en reconocer su debilidad. El mundo y sus afanes están acabando con la relación íntima con Dios. El estrés de vida, los compromisos personales, el afán de éxito y soluciones rápidas no permiten que los hijos de Dios puedan conocerle como paz en sus vidas. Sus mentes están siempre ocupadas con acciones y servicio.

Este es el mundo que vivimos. Sin embargo, es un mundo que no es distinto al que Dios visitó en el cuerpo de Jesús. La situaciones de los seres humanos son las mismas a pesar del pasar de los tiempos. Jesús dijo, “Les dejo la paz. Les doy mi paz, pero no se la doy como la dan los que son del mundo. No se angustien ni tengan miedo.” Juan 14:27

Qué bueno es saber que Dios no está ajeno a nuestras situaciones. La Biblia dice, “Pero se acerca el tiempo —de hecho, ya ha llegado— cuando ustedes serán dispersados, cada uno se irá por su lado y me dejarán solo. Sin embargo, no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.Juan 16:32-33

Dios siempre está conmigo y su paz tiene la capacidad de llevarme a trascender las situaciones que me rodean. Gracias a Él, nunca estoy solo. Los que dicen ser amigos pueden fallarme, pero Él nunca me deja. Esto me da un sentido de alivio y seguridad. Su presencia es real a todas horas.

Ahora, yo sé que siempre está conmigo, pero ¿Cómo puedo experimentar esa paz que Él dice? En el pasaje anterior nos da una ayuda para eso. La paz no es un sentimiento de tranquilidad. La paz es una Persona que afecta directamente mi espíritu. Jesús es la personificación de esa paz.

Esa persona me lleva a experimentar esa paz porque Él expresó que ha vencido al mundo. Ninguna situación que atraviese o esté atravesando puede más que Jesús. Él ya venció a todo el mundo y por eso puedo vivir desde esa victoria.

Sabiendo que Él ya ha vencido cualquier situación que yo enfrente, puedo continuar con lo que dijo el profeta Isaías, “¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos!Isaías 26:3

¿Cómo puedo tocar a esa persona que es paz, pero no veo y muchas veces no siento? El profeta dijo, inspirado por el Espíritu, enfocando mis pensamientos en Él. Cuando concentro mis pensamientos en el Todopoderoso, mi interior experimenta la realidad de Su paz. Ocurre un fenómeno donde mi ser se empieza a despegar de la tierra y todas mis circunstancias comienzan a verse más pequeñas.

La perfecta paz que habla el profeta en hebreo dice literalmente, “Shalom shalom“. Shalom para el judío es un bienestar completo y absoluto. No es la ausencia de problemas. Es el bien total de una persona. Y la expresión fue escrita por el profeta dos veces, “Shalom shalom.”

El español lo traduce “perfecta paz“, pero la realidad es que es el bien total en una persona, Dios mismo, expresado en mi vida y como consecuencia mi alma descansa. No hay nada en este mundo que se compare a esta realidad de bienestar. Imagínate eso dos veces en mi vida. Mi ser se estremece ante esta realidad. Yo quiero vivir esa paz constantemente.

Es por eso que el salmista dijo, “¿Quién puede mostrarnos algún bien? ¡Haz, Señor, que sobre nosotros brille la luz de tu rostro! Tú has hecho que mi corazón rebose de alegría, alegría mayor que la que tienen los que disfrutan de trigo y vino en abundancia. En paz me acuesto y me duermo, porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado.Salmo 4:6-8

Cuando mis pensamientos se concentran en el Eterno Dios, su luz, que brilla en el rostro de Jesús (2 Corintios 4:6), inunda mi interior de tal manera que Su alegría arropa mi corazón. Esa alegría sobrenatural me hace acostarme y dormir en bienestar porque Su confianza me inunda.

Señor, ayúdame a concentrar mis pensamientos en Ti a pesar de las situaciones que pueda estar viviendo en este mundo. Tú eres mi Roca eterna, mi refugio y mi descanso eterno. Sólo en Ti confío. ¡¡¡Gracias por tu paz!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *