La Expresión de Su Gloria

Posted by on Nov 10, 2012 in Artículos por Javier, Libertad | 0 comments

Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento despliega la destreza de sus manos.” Salmo 19:1 (NTV)

Pues Dios, quien dijo: «Que haya luz en la oscuridad», hizo que esta luz brille en nuestro corazón para que podamos conocer la gloria de Dios que se ve en el rostro de Jesucristo.” 2 Corintios 4:6 (NTV)

gloriaCuando Dios hizo todas las cosas tenía en mente sellar todo lo creado con Cristo. No solamente todo fue creado por Él y para Él. Todo fue creado en Él. Todo lo que vemos y aun lo que no vemos, fue creado en Cristo.

El universo tiene la marca de Cristo. La naturaleza tiene la marca de Cristo. Nuestras vidas tienen la marca de Cristo. Dios deseaba sellar todo con Cristo de tal forma que cada vez que viéramos algo, viéramos a Cristo.

El primer verso dice que aun los cielos manifiestan a Cristo. Jesús es la gloria de Dios. La gloria es la máxima expresión de algo o alguien. Jesús es la máxima expresión de quién es Dios. Por eso el apóstol Pablo dice que es necesario que esa “luz” brille en nuestros corazones. Dios diseñó todo con el propósito de que “conozcamos por experiencia” Su gloria, la máxima expresión de quién es Él.

La naturaleza misma testifica de esa gloria. Nos dirige al rostro de Cristo. Cuando miramos los árboles, éstos representan a Cristo. Él es el Árbol de la Vida.

Cuando miramos el sol, éste representa a Cristo. Pedro le llama el “Lucero de la Mañana. (2 Pedro 1:19) Cuando miramos los animales, éstos nos recuerdan que Él es el “León de la tribu de Judá”, “el Cordero inmolado”, “el Águila” que planea por encima de la tormenta.”

Cuando miramos a los seres humanos, recordamos que Él es “el segundo Hombre.” Aun observar a los que nos rodean, nos hace recordar a Cristo porque tienen el sello del “Fabricante.” Nuestro Dios ha llenado “todas” las cosas con la persona de Cristo. Él es la vida literalmente.

Cuando tenemos conciencia de Cristo en todo, podemos participar de Su gloria que está en el rostro de Jesucristo. Esta verdad transforma y libera nuestras vidas de la superficialidad de este mundo. Nos permite entrar en una dimensión de vida profunda donde es llena con el conocimiento de Cristo.

Los problemas y situaciones terrenales toman su tamaño normal porque ante la gloria de Dios, que está en Cristo, todo es pequeño. Su majestuosidad toma el control de nuestros pensamientos y empezamos a ver con la perspectiva correcta todas las cosas. No sólo las cosas, las personas también.

Si la perspectiva de algo o alguien es cambiada, la relación con ese algo o alguien será afectada. Si vemos a Dios en todas las cosas y en todos, nuestra relación con Dios será afectada positivamente porque la dependencia aumentará. En adición, las relaciones con los demás también será una positiva.

A fin de cuentas, ese es el deseo de Dios. Que dependamos de Él en todo porque Su amor es suficiente. La creación tiene la marca de Dios para expresar visiblemente Su amor. Su amor es la manera visible de expresar la gloria que está en el rostro de Jesucristo.

Para muchos, la gloria es un concepto abstracto. Sin embargo, para Dios esa gloria se hace real y nos permite participar de ella por medio de Su amor. La manifestación de ese amor de múltiples formas o maneras nos permite participar de la gloria de Dios porque el rostro de Cristo siempre reflejará amor.

Los cielos, los animales, las personas, todo lo creado cuenta o proclama la gloria de Dios, la expresión máxima del amor de Dios. Tú y yo somos parte de esa creación. Por eso tenemos razones de sobra para regocijarnos hoy y celebrar la gloria de Dios en nuestras vidas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *