La Verdadera Riqueza

Posted by on May 6, 2012 in Artículos por Javier, Libertad | 1 comment

Hace un tiempo atrás, una amiga me preguntó sobre las riquezas espirituales y si yo había escrito algo sobre eso. Yo le contesté que no, pero que si quería podía hacerlo. Me contestó que sí y hoy estoy compartiendo sobre eso.

En el cristianismo de hoy se enseña sobre todo lo que se puede alcanzar en Cristo. Se hablan de las promesas que tenemos en Él. Se comparte sobre las riquezas que podemos alcanzar cuando le damos el “primado.” Es un cristianismo potencial, basado en lo que se puede lograr o alcanzar.

Además, es un cristianismo sumamente materialista. El enfoque está en lo que se puede lograr y alcanzar en esta Tierra. Aunque se habla del cielo y la salvación, se vive con la mirada en obtener cosas materiales. Para muchos, la adquisición de cosas materiales es símbolo de la “bendición de Dios” y las “riquezas de Dios para sus hij@s.”

Se estimula semana tras semana en las congregaciones locales a ser obedientes con el fin de que la “bendición de Dios” los alcance. Se enseña que la fidelidad es un requisito para muchos que quieren ser “ricos” espiritual y materialmente.

¿Qué son las riquezas espirituales?

Pido también que Dios les dé la luz necesaria para que sepan cuál es la esperanza a la cual los ha llamado, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos.” (Efesios 1:18 RVC)

Pablo anhelaba que los efesios conocieran cuáles eran las riquezas de la gloria EN los santos. Dios es rico en sí mismo porque todas las riquezas convergen en sí mismo. Él es la riqueza. Pablo quería que los efesios tuvieran conciencia de que Dios habitaba en ellos. Eso los hacía ricos.

El cristianismo de hoy separa las riquezas del dador de las mismas. No hay separación alguna. Dios en Cristo es LA RIQUEZA. El materialismo ha hecho que aun los creyentes no vean esta realidad de Dios en sus vidas. No es lo que Dios puede darnos, es lo que nos dio en la Persona de Jesús. Somos ricos en Él.

Es más, dado que estamos unidos a Cristo, hemos recibido una herencia de parte de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que todas las cosas resulten de acuerdo con su plan.” (Efesios 1:11 NTV)

Pues él quería que su pueblo supiera que las riquezas y la gloria de Cristo también son para ustedes, los gentiles. Y el secreto es: Cristo vive en ustedes.” (Colosenses 1:27 NTV)

Quiero que tengan la plena confianza de que entienden el misterioso plan de Dios, que es Cristo mismo. En él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento.” (Colosenses 2:2, 3 NTV)

Viviendo en la riqueza

Hay que levantar nuestra mirada para poder ver la realidad de que somos ricos. Nuestras posesiones materiales no determinan lo que tenemos ni lo que valemos. Nuestro valor es determinado por Dios a quien le plació habitar permanentemente en nosotros. La fuente de toda riqueza está en Cristo y Él vive en nuestros espíritus.

Muchos viven vidas pobres porque no han entendido que son ricos en Dios. Y esa riqueza sobrepasa por mucho a cualquier tesoro terrenal. La Persona, Cristo, es mucho mayor que las posesiones.

Nuestro mensaje es como el de Pablo, “por su gracia él me concedió el privilegio de contarles a los gentiles acerca de los tesoros inagotables que tienen a disposición por medio de Cristo.” (Efesios 3:8 NTV)

Permita Dios y el sentir que hubo en Moisés se propague en cada hijo e hija de Dios, no enfocándose en las cosas materiales, sino en lo eterno. Dice que él “consideró que sufrir el oprobio de Cristo era una riqueza mayor que los tesoros de los egipcios. Y es que su mirada estaba fija en la recompensa.” (Hebreos 11:26 RVC)

Es tiempo de ver lo que otros no ven. Es tiempo de ver que la recompensa vive EN nosotros. Somos ricos porque EL RICO habita en nosotros. Gracias, Dios, por tu riqueza.

One Comment

  1. Javier, gracias por ese articulo tan certero. La verdadera riqueza ya la tenemos. Dios es demasiado bueno. Bendiciones y gracias por aportar de manera tan significativa. Nuestra amistad es parte de esa riqueza. Bendecido!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *