La Vida Interna

Posted by on Jul 27, 2009 in Artículos por Javier, Libertad | 0 comments

babyinroseHace varios días atrás fui a ver la película Journey to the Center of the Earth con mi esposa y mis hijos. El ver esta película me hizo recordar que la vida no se trata de hacer o realizar cosas externas mientras se está viv@. La vida es una realidad que se vive en las partes internas de todo aquel que ha recibido a Jesús como Señor y Salvador. Usualmente nosotr@s buscamos estímulos externos para lograr cosas en nuestras vidas. Buscamos en el trabajo, en los estudios, en los hogares, en el noviazgo o matrimonio, en los hijos, etc. Estas cosas en sí mismas no son inadecuadas, pero el enfoque en ellas produce “stress” y no descanso.

Cristo en nosotros es la esperanza de gloria. Esta es una de las declaraciones más poderosas que hay en toda la escritura. Dios es una realidad en las partes internas de sus hij@s. Su vida en nosotr@s produce una relación tan íntima que no se puede diferenciar entre Él y nosotr@s. La biblia dice (1 Corintios 6:17) que todo aquel que se une al Señor es un espíritu con Él. Hay una interactividad entre la vida de Dios y nosotr@s que produce que Su persona se manifieste por medio de nuestras relaciones con los demás.

El amor es el fundamento, la fe es el instrumento y Cristo siempre es el centro. Los deberes que la religión ha impuesto en la vida de todos aquellos que han sido redimidos ha producido un generación de creyentes carentes de vida abundante en sus relaciones. Se piensa en logros y se olvida el amarse unos a otros.

Su vida en nosotros hace que podamos vivir en abundancia aunque el mundo viva en carencia. Nuestro hogar no es este mundo, nuestro hogar es Dios mismo. Este hogar está en nuestros espíritus y podemos tener acceso a él 24/7, o sea, todo el tiempo. Vienen los momentos de desilusión, frustración, desánimo y tristeza, pero la vida interna de Dios siempre nos sustenta. Muchas veces no sentimos Su vida en nosotros, pero es que la vida de Dios no se vive con los sentidos, se vive con el espíritu. A medida que conozcamos nuestro espíritu, podremos vivir por encima y a través de los momentos de crisis y dolor.

Mientras más conciencia tengamos de que la vida del Todopoderoso habita permanentemente en nosotros, más disfrutaremos de Él en todos los aspectos de nuestras vidas. Puede sonar utópico o poco real, pero la realidad es que Cristo en nosotros ES la esperanza de gloria.

Por: Javier

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *