¿Qué Más Necesitamos?

Posted by on Nov 13, 2012 in Artículos por Javier, Vida Práctica | 0 comments

La tierra prometida, Canaán, simbolizaba la expansión, grandeza, altura, profundidad y provisión que tenemos en Cristo. No hay forma de medir nuestra riqueza en la persona de Cristo.

Pablo decía, “Así podrán comprender con todo el pueblo santo de Dios cuán ancho y largo, cuán alto y profundo, es su amor.” (Efesios 3:18 PDT) El experimentar la realidad de que en Cristo estamos suplidos totalmente, transforma nuestra perspectiva y metas en la vida. La búsqueda de aquello que puede llenarnos es infructuosa porque sabemos que estamos completos en Él.

Nuestras vidas son alimentadas y nutridas por la vida de Dios. Con esa vida somos uno. Nuestras vidas son enriquecidas desde nuestro interior “con profundas raíces en él, firmemente basados en él por la fe, como se les (nos) enseñó…” (Colosenses 2:7 DHH)

No necesitamos buscar fuera de nosotros como si Dios estuviera lejos. El salmista decía, “Alzaré mis ojos a los montes, ¿De dónde vendrá mi socorro?” Esto lo decía porque no se había cumplido el tiempo de ser suplidos desde adentro.

Hoy la provisión de Dios está unida a nosotros. Cristo en nosotros es la fortaleza que necesitamos hoy. Cristo en nosotros es el consuelo anhelado. Cristo en nosotros es el refugio y la sanidad esperada. Cristo es el todo de nuestra vida.

No hay necesidad de buscar fuera de la “Tierra Prometida”, Cristo, porque “… ustedes han sido hechos completos (han alcanzado plenitud) en El, que es la cabeza sobre todo poder y autoridad.” (Colosenses 2:10 NBLH)

Hoy es un buen día para participar de la sobreabundante riqueza nutritiva que hay en Cristo. En Él tenemos todas las vitaminas, nutrientes, antioxidantes y proteínas que necesitamos. Él es toda nuestra provisión. En Él estamos completos y suplidos para hoy y la eternidad. ¿Qué más necesito?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *