Un Nuevo Corazón

Posted by on Jul 27, 2009 in Artículos por Javier, Libertad | 0 comments

Ustedes, pues, unidos en Él, forman también parte de ese lugar en que Dios mora por medio de su Espíritu.”  Efesios 2:22 (BAD)

heartEl corazón es lo más preciado porque de él brota la vida. (Proverbios 4:23) Las personas y experiencias en la vida marcan el corazón positiva o negativamente y esto hace que en muchas ocasiones las decisiones que se toman sean fundamentadas en esas experiencias. La verdad es que las decisiones que se toman deben ser fundamentadas en el amor de Dios.

Ha sido la enseñanza por mucho tiempo que el corazón es más engañoso que cualquier otra cosa porque la Escritura así lo enseña. (Jeremías 17:9) Sin embargo, esta realidad del corazón no aplica a todos aquellos que han nacido de arriba porque sus corazones se han convertido en la habitación permanente de Dios. Donde está Dios es imposible que haya engaño. Quiere decir que la naturaleza del corazón de los que han nacido de arriba no es engañosa sino verdadera.

Es una realidad innegable que la naturaleza del corazón de los que han nacido de arriba ahora es pura. ¿Por qué hay entonces malos sentimientos y pensamientos? Porque no se ha aprendido a vivir dependiendo de la realidad de Aquel que es puro y vive por siempre en el corazón transformado y limpiado. Muchos de los nacidos de arriba no han sido instruidos en que ahora tienen el corazón de Dios, los sentimientos de Dios, aun los pensamientos de Dios.

Esto es como si a una persona se le regalara un carro nuevo, pero sigue caminando para llegar a los sitios y no usa el carro nuevo. Puede ser que no sabe que tiene un carro nuevo, que no quiere usarlo, que no sabe usarlo o que no se siente digno de usarlo. No importa las razones, no disfruta la realidad del carro nuevo. Así ocurre con muchos creyentes, que teniendo un carro nuevo (el corazón transformado) no lo usan.

En Isaías 55:8 (NVI) dice, “Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos —afirma el Señor—.” Se ha utilizado este verso de igual manera para decir que los seres humanos no están en sintonía con el Creador. Por el contrario, para los nacidos de arriba la realidad es otra. En 1 Corintios 2:16 dice que “tenemos la mente de Cristo”. Por lo tanto, aun los pensamientos de los hijos de Dios son los pensamientos del Padre porque poseen la naturaleza del Padre.(2 Pedro 1:3-4)

Para muchos el corazón con sus pasiones es malo y hay que transformarlo. Esto es verdad para los que no han conocido a Dios, pero todos los que han nacido de Dios han recibido un corazón transformado y nuevo. Hay que ahora aprender a usarlo. Muchos creyentes piensan, y yo pensaba así también, que somos pecadores y que tenemos que ir siendo transformados a medida que crecemos en Dios, que hay que ir sacando los  malos sentimientos y pensamientos. Así que la vida cristiana se convierte en una lucha constante contra los sentimientos y pensamientos que no son de Dios tratando de sacarlos de nuestro ser. Esto hace que no se disfrute la relación con el Padre porque pensamos que tenemos que ir cambiando para que Él se agrade más de nosotros.

Cuando nacimos de arriba recibimos una naturaleza nueva de donde emana el amor, la misericordia y el perdón. La realidad no es que somos malos y vamos cambiando a ser buenos. La realidad es que recibimos el corazón bueno de Dios y su naturaleza de amor y compasión se va expresando en nuestras vidas. A medida que aprendemos a depender de Él en todo lo que hacemos, su realidad de vida se va manifestando en nuestras acciones. Habrán momentos donde pequemos y vengan sentimientos y pensamientos contrarios a los de Dios, sí, pero nuestra relación de hijos de Él no será alterada.

A medida que recibimos esta revelación de vida, nuestras vidas son liberadas de doctrinas antiguas y erradas. De esta forma podremos vivir en libertad total en y con el Padre. Durante este año 2009 no tratemos de cambiar nuestros sentimientos y pensamientos creyendo que con esto seremos mejores cristianos. Dediquemos este año a conocer a Aquel que vive en nuestros corazones y que su vida sea manifestada en nuestras vidas a medida que dependemos de su realidad interna y es transformado el entorno donde nos movemos por medio del amor y la gracia. Así seremos bendecidos y los que nos rodean serán bendecidos por medio de nuestro Padre que habita permanentemente en nuestros corazones. Amén.

Por: Javier

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *