Una Nueva Temporada

Posted by on Nov 22, 2015 in Artículos por Javier, Hábitat de Dios | 2 comments


“Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo.”
Eclesiastés 3:1

Nueva TemporadaPor ocho años y medio he estado pasando por momentos de aprendizaje y espera donde Dios se ha revelado como nunca antes a mi vida. Este proceso ha sido uno de muchas alegrías, pero de muchas tristezas también. Poco a poco se han ido cayendo conceptos equivocados sobre Dios y Su trato con el ser humano.

Ha sido un tiempo de cambio como nunca antes en mí y en todos los que me rodean. Cuando empezó este proceso en el año 2007, después de 27 años de haber aceptado a Jesús, no sabía qué estaba pasando y tampoco sabía qué pasaría. Dios me fue guiando poco a poco. Paso a paso he ido comprendiendo que nuestro Dios había empezado una nueva temporada en mi vida.

Ahora, después de ocho años, comienza una nueva temporada en Dios. Durante este tiempo he ido desaprendiendo conceptos errados y aprendiendo la realidad de la vida en Dios. Yo pensé que conocía a Dios, pero la verdad es que conocía al dios de la religión. Parecía que no era así, religioso, pero bien adentro sí era así.

No conocía mi identidad en Cristo, la libertad que hay en Él. Decía ser libre viviendo como esclavo. En adición, hacía esclavos a los que me rodeaban sin saberlo. Quería controlar todas las cosas y eso me frustraba porque era, es y será imposible. Pensé que el evangelio se trataba de Cristo salva, sana, bautiza y viene otra vez. ¡Qué lejos estaba del propósito divino completo!

Durante estos años Dios se ha ido revelando a mí como el Dios que verdaderamente es. Dios es amor y vida. Antes yo hablaba de estas dos realidades en términos de cosas que Dios da. Ahora entiendo que son la esencia de Dios. Dios ES amor y vida y está permanentemente dentro de mí como amor y vida.

El experimentar esa verdad de Dios me llevó a empezar a caminar bajo su gracia, aunque antes del 2007 yo decía que estaba bajo la gracia, pero la verdad es que era religioso en muchas áreas de mi vida. He estado aprendiendo de qué se trata caminar bajo su gracia realmente y vivirlo. Esto me lleva hoy a comenzar una nueva temporada en Dios.

Comenzando mañana, lunes, 23 de noviembre de 2015, empezaremos a compartir la vida y el amor de Dios desde mi casa con personas que tienen un hambre especial de Dios. Un hambre que sólo es saciado con la presencia eterna de nuestro Dios.

Por años, he estado rehusando comenzar algo así, pero Dios me ha dejado saber que es tiempo para ayudar a otros a experimentar la realidad de lo que es el verdadero hábitat divino, la ekklesía. Uso este término porque el concepto iglesia ha sido desvirtuado con el pasar de los años y a lo que se le llama iglesia hoy en día está muy lejos de lo que Jesús quería decir cuando la mencionó.

Este hábitat divino no tiene nada que ver con dónde se reúne el cuerpo, cuántos se reúnen, con qué regularidad se reúnen, etc. Tiene que haber un cambio de mente para poder entender el cuerpo de Cristo en su función práctica y manifestación de Cristo. (No es el momento para hablar de esto. ;-))

Bueno, Dios me está llevando a una nueva temporada donde estaré compartiendo y preparando personas para ser la expresión de Cristo en la tierra. Junto a todos los que se acerquen experimentaremos la realidad de Cristo de una manera diferente, sencilla y profunda a la vez.

Estoy deseoso de ver la manifestación y establecimiento del señorío de Cristo en personas, familias, comunidades, ciudades, naciones, el mundo y en todo lugar. ¡Ven Señor Jesús!

 

2 Comments

  1. Javier, tu sentir y tu realidad expresada en “Una Nueva Temporada”, me toca de cerca y me identifico con ello en gran parte. Conocí a Jesús a mis 45 años y tuve mi primera comunión con el,
    “Hasta ahora, solo de oídas te conocía,
    pero ahora te veo con mis propios ojos.
    Por eso me retracto arrepentido
    y sentado en polvo y ceniza”
    (Job 42:5-6)

    Hoy tengo 54 años, mis ansias de servirle, de acercar a otros las buenas nuevas, son grandes pero siempre por un motivo u otro he postergando ese sentir en mi corazón, solo me he limitado a visitar a alguien en particular, organizar o participar de algunos grupos donde se estudia o se acerca el evangelio a otros, pero que es mayor cosa lo que Dios quiere.

    Te hago llegar mis felicitaciones y alentarte en esa bella empresa que has iniciado.

    Mis saludos, Dios bendiga tu vida

    Ruben O. Herrera

  2. Gracias, Rubén, por sus palabras. Bendiciones…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *